NUESTRA HISTORIA

Esta historia es larga y está llena de momentos en que nos caímos, pero son muchos más los momentos en los que nos levantamos. Y aunque emprender, y sobre todo en Argentina, es una gran montaña rusa de emociones, somos muy felices, afortunados y agradecidos de todo lo que logramos a lo largo de estos años y de todo lo aprendido en este camino recorrido. 

Contarte cada paso que fuimos dando es prácticamente imposible pero nos gustaría resumir un poquito nuestra historia que está llena de sueños, esfuerzo, trabajo, compromiso, pasión, mucha resiliencia y estudio e investigación constante. 

“La suerte siempre nos encontró trabajando”

Acerca de nosotros…

Hola soy Martín! Chef de alta gastronomía. 14 años trabajando en alta gastronomía junto a reconocidos chefs profesionales.  Soy responsable de la creación de cada una de las recetas y de llevar adelante la producción de VOGOT. 

Hola soy Mica! Me recibí de abogada, pero nunca ejercí. Desde que se inició VOGOT  me dedico a estudiar Marketing para posicionar la marca y el ecommerce, y así hacerla crecer con distintas estrategias. Actualmente me estoy capacitando en machine learning engineer (ingeniera en automatizaciones) una rama de la inteligencia artificial. 

Nuestra historia comienza en el año 2013. Durante muchos años vivimos en Capital Federal, allí cada uno hizo su camino. Y en el año 2013  decidimos emprender. Empezamos con algo muy chiquito, hacíamos pasta rellena los fines de semanas, y  los días que no trabajábamos lo íbamos repartiendo entre conocidos o algún negocio chiquito, también elaborabamos prepizzas ¡ en mucha cantidad ! para eventos, en el mini departamento que teníamos. Nos pasábamos horas amasando y cocinando para entregarlas a tiempo, y teníamos sólo una moto chica con la que hacíamos los envíos. Nuestro primer nombre en ese entonces fue “Tagliatelle”. Hoy todavía nos acordamos y no podemos parar de reír de las cosas que uno va haciendo en el camino, para llegar a donde está. Y cada pasito que uno va dando, muchas veces solo lo sabe y lo ve uno mismo.

Durante casi todo el año 2013, nos encargamos de pensar que era lo que queríamos hacer, a donde, como y todo lo que significa apostar a algo nuevo y propio. Decidimos fusionar nuestras pasiones, la cocina por parte de Martin y  todo lo que conlleva crear una marca/negocio (branding, marketing, comunicación, ecommerce, custom experience, ventas) por parte de Micaela, un mundo completamente nuevo en el que poco a poco nos fuimos capacitando y aprendiendo todos los días hasta el día de hoy, siempre buscando actualizarnos e innovar en cada paso que vamos dando. Algunas cosas han sido mejor de lo esperado y otras bastante más difíciles.

Todavía estando en capital federal, cada uno aun trabajando y estudiando, todos los meses ahorrábamos y nos íbamos comprando una máquina por mes. Y así embaladas las íbamos teniendo en el departamento en el que vivíamos. A fines del año 2013, a distancia y con la ayuda de nuestra familia, alquilamos un local y empezamos los trámites de la habilitación. Volvimos a Bahía Blanca, jamás ninguno de los dos imaginó volver, pero la vida a veces te lleva por caminos que sorprenden, y  todo sucede por alguna razón.

Y así comenzó este camino de ser emprendedores,  mágico y al mismo tiempo duro.

De enero a abril del 2014 se armó todo el local con lo necesario para la habilitación y se hicieron las pruebas necesarias de los productos y de lo que íbamos a ofrecer. En mayo nos dieron la habilitación y abrimos por primera vez el 12 de Mayo del 2014.

Fueron tantas las cosas que nos han ido pasando, los aprendizajes y el crecimiento que a veces parece que pasó una eternidad, pero pasaron hasta hoy (Agosto 2022) 8 años. El negocio ha ido mutando bastante desde que empezó, siempre teniendo en miras cuales son nuestros sueños y a donde es que queremos llegar. Todas las decisiones que fuimos tomando tenían que ver con eso, con aprender de lo que significa llevar adelante un negocio propio y el estar en sintonía con la misión y alcanzando los distintos objetivos en relación a nuestra visión. Y también muchas otras decisiones, tenían que ver con cuestiones que se nos iban presentando inesperadamente  y teníamos que resolverlas.

En Octubre de 2018 decidimos cerrar nuestro primer local en la calle. Y hasta Agosto del 2019 trabajamos a puertas cerradas. Fueron meses muy duros por distintas cuestiones personales, pero de muchísimo descubrimiento personal. Necesarios para tomar una nueva y gran decisión ¡apostar nuevamente por otro local! Así fue como en Agosto del 2019 comenzamos con la obra del nuevo local, de Belgrano 190 en Bahía Blanca (donde nos encontramos hoy). Cambiamos la imágen y el sentido del negocio para nosotros. Nos propusimos hacer foco en lo que estábamos buscando realmente como negocio y como vida personal. Y acá estamos apostando una vez más a nuestros sueños, no bajando los brazos nunca, ni siquiera cuando creíamos que ya no podíamos más. 

Somos apasionados, aguerridos, impulsivos, soñadores, imparables. Creemos tan fuerte en lo que soñamos, que a pesar de todas las barreras que a veces se van presentando a la largo del camino y que hace que muchas veces queramos bajar los brazos, nuestro amor por lo que hacemos siempre puede más para lograr ir contra todas las adversidades.

Emprender (o luchar por los propios sueños) se trata de eso, de amar lo que uno hace y creer muy fuerte en uno. No hay ningún sueño imposible, todo es alcanzable si luchamos y trabajamos por lo que queremos. Pero los caminos no se hacen de un día para el otro, hay que insistir y seguir y probar y volver a probar. Podemos cambiar el plan mil veces, porque la experiencia que uno va teniendo a medida que va avanzando, te permite crecer y cambiar e ir tomando mejores decisiones, pero nunca nunca abandonar los sueños.

 
¡ Gracias por ser parte de nuestra historia !

Martín y Micaela

[Si querés conocer más sobre VOGOT te invitamos a pasar por la página Quiénes somos]